Tal vez te hayas hecho esta pregunta al igual que yo y al igual que otras mamás.  Y es que cuando comenzamos a entender que el aprendizaje más significativo surge del interior del niño, de su propio interés y no como resultado de ningún estímulo externo, es difícil determinar hasta dónde está la línea entre darles la libertad de encontrar lo que les encanta hacer, y entre dejarlos que se pierdan de oportunidades valiosas o de completar proyectos importantes en su vida por simple desidia, flojera o falta de dirección.

No es fácil tener una respuesta clara para esta interrogante en cada situación que enfrentamos con nuestros niños, ya que no existen absolutos. Cada niño es único y la intervención que necesita de sus padres es única también. No existen fórmulas ni recetas mágicas que puedan decirte el paso a paso de cómo acompañar a tus hijos en su aprendizaje.
Por esa razón yo creo que desarrollar una conexión sólida con ellos es un pilar fundamental; sólo así incrementamos la eficacia de nuestra intuición como papás: esa vocecita interna que te dice el momento preciso en el que necesitas apretar un poquito o aflojar; esa voz que se alimenta del conocimiento que sólo tú posees de las características de cada niño en particular.

Hace unos días tuve una experiencia muy satisfactoria con mi hijo mayor, Mateo. A través de ella pude reflexionar y concluir algunos conceptos importantes acerca de mis funciones como acompañante en el proceso de aprendizaje de mis hijos, que me gustaría compartir contigo:

Inspirar

Estábamos en el parque, jugando como siempre. A Mateo, de siete años, le gusta mucho contar y personificar historias que él mismo va inventando en ese momento. Ese día mientras que lo escuchaba, se me ocurrió una idea y se la dije: «Mati, todo eso que me estás contando está muy interesante, pero es muy probable que se me olvide. ¿No te gustaría escribirlo todo y hacer luego un libro con ilustraciones que podamos leer una y otra vez?»

Yo pienso que no puedo esperar que a mis niños se les ocurra todo mientras que los observo cruzada de brazos. Yo tengo más experiencia que ellos, sé más que ellos y conozco más recursos que ellos. A Mati no se le había ocurrido que podría plasmar su historia mental en papel y verla escrita, pero cuando supo que eso era posible, la idea le fascinó. Una de nuestras funciones más importantes como papás, es la de inspirar a nuestros hijos; ayudarlos a que conciban una visión tan clara y fascinante en su mente, que decidan poner manos a la obra para hacerla realidad.

Facilitar, proveer

Después de esa breve plática, se les quitaron las ganas de seguir en el parque, pues no querían perder un minuto más de su vida sin comenzar a materializar su sueño: escribir su libro. Entonces regresamos a la casa. Mati me preguntó cómo podía hacerlo, así que le abrí la computadora, le enseñé el programa Word y le expliqué para qué se usa. Inmediatamente comenzó a teclear, vaciando todas sus ideas en ese documento en blanco. Mientras que estuve allí cerca para ayudarle cuando se le atoraba algo, les estuve ayudando a los otros dos niños a sacar materiales para que comenzaran a hacer las ilustraciones para el cuento.

Muchas veces los niños no saben cómo materializar sus anhelos, simplemente porque no conocen qué herramientas existen a su alcance. Nuestra función como papás es acercarles esas herramientas que les ayuden a lograr sus metas personales.

Motivar

Toda esa tarde trabajaron mucho. Mateo terminó de escribir el cuento y le ayudé a corregir errores de tipografía, ortografía y redacción (creo que no es necesario decir cuánto disfruté esa parte ¿verdad?) Como ya era tarde, quedamos en que al día siguiente continuaríamos con las ilustraciones, el formato del libro y la impresión.

Al día siguiente, cuando ya estábamos listos para comenzar a trabajar en eso, Mati dijo que él tenía otros planes para ese día: ponerse a armar legos. Le recordé nuestro plan de continuar con el libro, traté de animarlo platicándole de lo bonito que nos iba a quedar cuando ya estuviera terminado, pero todas las veces él me decía que estaba cansado, que ya no tenía tantas ganas de hacerlo, que luego sí lo iba a terminar, pero no en ese momento.

Ver cada situación con objetividad

Cuando un niño dice que ya no quiere continuar con una actividad que había escogido, o cuando no muestra el grado de entusiasmo y de interés que uno esperaba al proponerle o presentarle una idea o una actividad en la que hemos invertido esfuerzo, es fácil sentirnos frustrados e incluso, rechazados. Nuestros hijos son una parte tan importante de nuestra vida, que a veces sentimos que sus errores son nuestros errores, y sus fracasos se convierten en nuestros propios fracasos personales.
Para poder serles de verdadera ayuda, es importante que veamos cada situación con objetividad y que separemos los sentimientos que nos provoca la situación.

Saber esperar

Decidí no mencionar nada del proyecto. Él tampoco dijo nada y así pasaron varios días. Es bueno saber respetar, ser pacientes, dar tiempo… pero no olvidarnos del asunto.

Inspirar de nuevo, cuantas veces sea necesario

Después de unos días, su papá preguntó cómo iba el libro, y luego le sugirió que podría usar el programa de legos en el que le encanta trabajar, para hacer las ilustraciones. Después de platicar un rato de cómo podrían hacerlo y cómo se vería, Mati recuperó la emoción otra vez. Estuvo trabajando mucho rato en todas las ilustraciones del libro, y cuando las terminó, apagó la computadora sin decir nada y se dedicó a otra cosa.

Usar tu intuición para saber qué necesita cada niño

Yo continuaba siendo paciente y dándole tiempo, tratando de no ser muy insistente ni hostigosa, pero después de uno o dos días le pregunté cómo iba, a lo que me contestó que desde aquel día ya estaban terminados. Le pregunté si quería continuar con el libro, armarlo, acomodarlo y aprovechar la ida con los abuelos para encuadernarlo. Una vez que se lo imaginó terminado, volvió a entusiasmarse.

Me da risa pensar en lo diferente que es cada niño. Hay niños que no te dejarán en paz hasta que vengas y les ayudes y estés muy cerquita de ellos hasta que su proyecto esté totalmente terminado, mientras que otros niños tendrán una actitud de indiferencia cuando les ofreces tu ayuda. Tu intuición como papá es determinante. No porque un niño sea poco expresivo, significa que no desea terminar y que no necesita tu ayuda.

Según la situación, el niño, el proyecto, todo cambia y tú tienes que saber cuándo puedes insistir un poco más y cuándo es mejor dejar las cosas así. No tiene caso que el niño se sienta obligado a terminar un proyecto y que incluso lo haga de mala gana. Pero por otro lado, en muchas ocasiones tal vez al principio el niño muestre algo de renuencia, pero después de comenzar con la actividad su actitud cambia y hasta lo disfruta.

Tú debes saber cuándo es necesario que un niño dé ese paso desagradable en un principio, porque sabes después se beneficiará de un buen resultado. Tú tienes la capacidad para discernir si la actitud renuente de tu hijo se debe a desidia, a flojera o a que realmente no está entre sus habilidades desarrollar esa actividad. Es tu responsabilidad ejercitar y pulir esa capacidad para sacarle el mejor provecho.

Saborear sus triunfos junto con él

Finalmente estuvimos armando el libro juntos. Aprendió un poco más de Word, de cómo darle formato al texto, de cómo insertar imágenes y acomodarlas, y también cómo funciona la impresora. Disfrutamos mucho ese rato juntos, trabajando para lograr una misma meta.


Al día siguiente, el abuelo lo llevó a encuadernar su libro, y aunque Mati no es muy efusivo, yo podía percibir su emoción. Cuando regresó, les enseñó el libro a sus hermanos, quienes le hacían muchas preguntas y comentarios entusiastas.

Ya en la casa, me dijo que quería ponerlo en el librero junto con los demás libros, y muy seguido se sientan en la sala a leerlo juntos.

Probablemente no habría pasado nada si yo no le hubiera insistido a Mateo que terminara el libro; pero ahora que lo tiene allí, su sueño materializado en sus manos, veo que fue muy bueno haberle insistido. Creo que será una experiencia que siempre recordará, y tengo la esperanza de que este recuerdo sea una fuente de inspiración cada vez que se encuentre a punto de renunciar, en el futuro.

Si veo para atrás, en mi infancia quedaron muchos proyectos inconclusos y muchas habilidades sin potenciarse, porque cuando me desanimé, no se me insistió a que no renunciara. No estoy diciendo que nuestros fracasos son culpa de nuestros padres, pero sí estoy diciendo que si tenemos en nuestras manos la oportunidad de ser un poco insistentes y de dar ese «empujoncito» que nuestros hijos necesitan, no tengamos temor de dárselo. A veces los niños no saben con exactitud qué es lo que quieren, o sienten flojera o desidia de terminar. Todos la sentimos, pero qué confortante saber que existe alguien que se preocupa lo suficiente por nosotros y nuestros proyectos como para darnos una palmadita en la espalda y decirnos: «Vamos, no te desanimes; tú puedes, tendrás mucho éxito, y aquí estoy yo para acompañarte».

Si deseas conocer más sobre
este estilo de vida,
no te pierdas mi libro:
AprendizajeSupraescolar.

20 respuestas a “¿Qué tanto deberíamos insistirles a nuestros hijos en que concluyan un proyecto?

  1. Me da gusto saludarte y sí que es un dilema el tema y como bien dices no hay recetas de cocina y tenemos que desarrollar la habilidad de discernir y saber cuándo y cómo insistir o no hacerlo más. En lo general a mí también me funciona darles tiempo, volver a proponer y entusiasmarlas, sobre todo cuando se trata de proyectos largos. Pero ¿sabes qué sucede? Una vez que los niños saborean un proyecto terminado o adquieren un conocimiento de largo proceso como multiplicar o dividir, van aprendiendo por la experiencia previa, que un logro así requiere trabajo paulatino y constante, van aprendiendo a administrar su tiempo y a ser pacientes para ver concluida una obra porque saben que finalmente se sentirán muy satisfechos con el resultado final. La ventaja que tenemos con el homeschool es que no tenemos limitaciones del tiempo, no hay presión, pero gotita a gotita las rocas se van perforando.

    Me gusta

  2. Hola!!!! Estoy de acuerdo contigo de dar pequeños empujoncitos cuendo son necesarios para inspirar a nuestros hijos y hacer que termine un proyecto.
    Tengo una duda. Que pasa si lo que decisten de hacer es algo más largo que un proyecto. Que tal si es el aprender un instrumento o el realizar algún deporte. Esas son prácticas que si bien los niños eligen con gusto puede pasar que se desanimen y no quieran seguir y también sus resultados se ven a largo plazo y demoran bastante en venir. ¿Hasta cuándo debemos insistir con ellos?
    Te pregunto porque de niña tuve una mala experiencia aprendiendo a tocar el órgano. A mi me gustaba mucho pero no era muy constante con la práctica y mi padre por otro lado era muy insiastente. Eso generó muchos problemas entre nosotros llegando al punto que en ocaciones odiaba sentarme. Frente al órgano.
    ¿cuál es la mejor alternativa en esos casos?
    Besis!!!!

    Me gusta

    1. Hola Leila!
      Yo creo que la clave de todo es la cercanía con nuestros hijos. Si tú tienes una relación cercana y si tienes las vías de comunicación abiertas, entonces vas a saber lo que tu hijo necesita en cada momento. Fortalecerás tu intuición para saber si lo que necesita es que lo inspires y le recuerdes sus motivos iniciales para haber elegido tal o cual actividad, o por otro lado, si lo que necesita es que dejen eso atrás y busquen otro objetivo. No creo que existan fórmulas exactas, pero lo que sí existe y creo que funciona muy bien, es estar dispuestos a conectarnos con nuestros hijos y buscar muy dentro de nuestra intuición para saber qué hacer en cada momento.
      Besos!

      Me gusta

  3. Ay sí hijita!! Qué bueno que hayas sido perseverante y paciente con Mateo, para que escribiera y terminara su libro, y que puedas compartir tus vivencias con nosotros!
    Soy testigo de lo feliz que estaba Maty, al ver encuadernada su obra maestra!!
    Me siento muy orgullosa de ti como mamá y de mi chiquito escritor!!!

    Me gusta

  4. ¡Felicidades! Excelente y trascendente logro. Además de que te reafirmaste en la certeza de motivar a la culminación de proyectos, también quedó la evidencia para Mateo que le motivará a no desistir en otras empresas que se proponga. Y algo muy valioso es, que ya tiene su primer libro ilustrado de cuentos. A la edad de siete años.

    Me gusta

  5. Priss, coincido plenamente con vos, en parte por mi propia historia, en parte por mi experiencia con mis hijas.

    A veces cuesta tiempo darte cuenta de la diferencia entre obligar/dirigir a los chicos y ayudarlos a concretar sus sueños y proyectos.

    Creo que el secreto es estar seguros de que el proyecto es de ellos y no nuestro. Que partió de sus ganas y motivaciones, no de las nuestras. Si estamos seguras de esto, luego es mucho más fácil encontrar las herramientas para ayudarlos a preservar la llamita que los motiva a seguir trabajando en él.

    Y lejos de cortar sus alas, de imponerles o de presionarlos, les estamos enseñando el valor de la perseverancia y lo bien que se siente el tener en tus manos (o en tu vida) un proyecto terminado en el que dejaste una parte de ti.

    Te mando un gran abrazo, tu post me encantó, como todos =)

    Me gusta

    1. Exactamente, Lau. Qué buenas reflexiones… a veces es difícil estar seguras de que el proyecto es suyo y no nuestro! O que nació de su iniciativa o que es una actividad para contrarrestar nuestra culpabilidad!

      Ejercitar nuestra intuición también requiere de constancia y diligencia y de una dosis considerable de confianza!, ¿verdad?

      Te mando un beso, gracias por tus palabras!

      Me gusta

  6. Hermoso, muy inspirador para mi día a día con mi hijo Matías (casi que le ponemos el mismo nombre). Me emociono mucho cada vez que escribes algo porque de alguna manera tu me das a mi ese empujoncito para continuar cada día.
    Gracias Priss y bendiciones para tu hermosa familia!!

    Me gusta

  7. Me gusto mucho este post, porque es algo que vivo mucho con mis hijos mayores,cuando educas en casa siempre surgen muchas ideas y proyectos que aveces dejamos al aire y algunas las concluimos, a mi en lo personal me a costado trabajo insistir en que terminen un proyecto y claro que lo hago! Y es muy satisfactorio para todos, como papa sentimos que les estamos ayudando a desarrollar virtudes super importantes, como la constancia y la perseverancia, y para nuestros hijos es ver sus sueños materializados y los hace niños mucho mas seguros de si mismos y mas felices.
    Algo que dices de que no te insistieron a completar o desarrollar Habilidades y proyectos de tu niñez es algo en lo que yo pienso tanto ahora como mama que educa en casa, incluso muchas de las cosas que quizá hacer de niña o joven las estoy intentando ahora creo que nunca es tarde. Con mis hijos soy insistente en que practiquen sus instrumentos musicales a diario, apesar de que quieran salir a jugar con los amigos, o tengan flojera, a que terminen de escribir sus cuentos ya que a ellos también les gusta, veo que es algo muy común en niños educados en casa, tienen tanto tiempo de imaginar que tiene que plasmar sus ideas de alguna manera no?, Moni a visto lo satisfactorio que es dedicar horas diarias de tu vida a algo que en un principio ella eligió como tocar la guitarra y la trompeta, ahora esta recogiendo sus frutos y eso me llena de satisfacción e igual a ella, es algo que nunca hicieron conmigo 🙂 ,y es algo en lo que no pretendo fallar como madre y creo como madre educadora es algo básico jamas dejar cosas sin terminar , al, igual el ejemplo que les demos en terminar nuestros propios proyectos en muy importante,saludos.

    Me gusta

    1. Qué bonito todo lo que platicas, Karla! Siempre es muy inspirador leerte y saber un poquito más de lo que se hace por allá.
      Muchas felicidades por esos hermosos frutos que están cosechando y sí, definitivamente son el resultado de una ardua labor de constancia y perseverancia por tu parte, que muchas veces no es tan sencilla.
      Te mando un abrazo!

      Me gusta

  8. Me encanta! Creo que Mati se parece a mi Emma en ese sentido, ahora sé como alentarla a terminar sus proyectos, porque como bien dices una pequeña idea desecadena en ella la continuación del mismo, aunque nos lleve algún tiempo porque en el intermedio, ella decide hacer otras cosas. Al final cada esfuerzo vale la pena. Gracias por compartir, me ha dado motivación y me ha reforzado que los niños y sus tiempos no son los nuestros, seremos pacientes y de vez en vez un empujoncito para alentarlos a terminarlo.

    Me gusta

  9. AY! Priss! cómo es que siempre terminas escribiendo lo que necesito? jajaja. Es mi gran lucha porque por un lado odiaba de chica cuando me obligaban a hacer cosas que no quería o cuando dejaba dejaba de hacer algo y mi mamá me daba el sermón de que las cosas se “debían terminar” y por el otro siempre quedé con esa sensación de que empecé muchas cosas y terminé pocas porque justamente no tenía alguien que me diera el empujoncito de poder llegar hasta el final.
    Te cuento que en el caso de mis hijos con mi nena me pasó por ejemplo con una lapbook cierta vez y con un libro de historia que ella quería ir completando, ahí están a medio hacer y no quiero ser insistente de que cuando empiece algo lo tiene que terminar pero a la vez me es importante que aprenda eso porque, al menos en mi caso, sé que muchas veces no se terminan las cosas por pura flojera o tedio rutinario, pero otras, es meramente por miedo de no saber cómo hacer algo o cómo seguirlo.

    Me gusta

    1. Hola Paula!
      Sí, te entiendo perfectamente. Yo también tengo muchos proyectos por allí inconclusos porque me da flojera terminarlos; y aunque sí es importante que superemos esa flojera, también creo que es importante que nuestros hijos entiendan el porqué de realizar tal o cual actividad. Hacer las cosas “porque se debe”, o “para que no quede inconcluso”, o “porque lo comenzaste y ahora lo terminas” creo que es lo que finalmente causa esa sensación de fastidio y odio hacia las actividades y proyectos.
      Nuestra función es inspirar, y para eso, es necesario explicar las razones de ser constantes y diligentes con lo que hacemos. Seguir nuestra intuición no es fácil, pero poco a poco vamos ejercitándola y usándola mejor. Estoy segura de que encontrarás la mejor manera de animar a tu nena a que no abandone sus metas, y sobre todo, a que obtenga lecciones valiosas de todo lo que emprenda.
      Te mando un abrazo!

      Me gusta

Responder a Priscila Salazar Cancelar respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s