No te pierdas la primera parte de esta serie: Todo comienza por ti

Screen Shot 2014-02-19 at 9.00.02 AMCada vez hay más información con respecto a los malos hábitos alimenticios y sus consecuencias. Como mamá fue una preocupación constante; a veces la falta de tiempo y de ideas nos limitan, y no podemos dar el siguiente paso aunque nuestra cabeza tenga mucha información. Tanta publicidad de alimentos saludables, dietas de moda por acá y por allá pueden confundirnos y no nos movemos hacia el siguiente nivel.

En este artículo voy a compartirte acciones que te van a ayudar para llevar a cabo las buenas intenciones que tienes con respecto a cambiar tu alimentación y la de tu familia.

1. Sé creativa

Échate un clavado por la red para conocer nuevas recetas, y localiza sitios confiables de donde puedas tomar recetas. No intentes hacerte vegetariana en una semana. El gusto, es decir el paladar, es algo que debe re-educarse, poco a poco; cuando estamos muy acostumbrados a lo dulce o condimentado se nubla el sentido del gusto y hay que ir poco a poco. Date tiempo para introducir nuevos alimentos y elabora recetas de tu comida tradicional, recuerda que la clave es la calidad de los alimentos. Ve armando tu propio listado de recetas o recetario en una libreta o en tu iPad o computadora, lo que sea más práctico.

2. Cuida tus finanzas

  • Elimina de tu compra habitual cosas como : caja de juguitos, galletas, cereales de caja, refrescos, jamón y salchicas, tortillas de harina y panes de harina refinada. Haz cuentas de lo que inviertes en esto y sustituye la inversión por más frutas y verduras y alimentos de Calidad.
  • Las compras hormiga: estar yendo a la tienda constantemente, no es una buena idea, porque son tentaciones para ti y para tus niños, y más aún son una FUGA de dinero impresionante. Te invito que hagas un ejercicio: anota en una libreta lo que compras de extras y cuánto cuesta a lo largo de una semana. Al final, analiza en qué lo gastaste y cuánto gastaste… ¡te vas a sorprender!
  • Conoce las tiendas de tu localidad donde vendan alimentos orgánicos y ve probando cosa por cosa.
  • Prioriza: Muchas veces invertimos cantidades de dinero en muchas cosas que no hacen tanta falta y en salud a mediano plazo se paga más de medicina y doctores (yo he tardado en llevar a mis hijos al médico 2 años desde que cambiamos nuestros hábitos alimenticios)

3. Planea tu menú y compras semanalmente

Destina un día que mejor te acomode para diseñar un menú, y al mismo tiempo de ahí sacar tu lista de compras, esto te va a ahorrar tiempo y dinero y sobre todo, ¡estrés! Cuando planees tu menú dale un vistazo al refri y alacena para ver si hay algo que puedas aprovechar y para cerciorarte de qué te hace falta. Porque tendrás resuelto en un ratito algo que puede convertirse en un dolor de cabeza a lo largo de la semana, (incluye desayunos, comidas, cenas y refrigerios). Yo lo hago por lo general los domingos en la noche. De esta forma, al tenerlo por escrito puedo ver si está balanceado cada día y me permite también por ejemplo dejar las cosas más elaboradas para los días que sé que tendré tiempo de hacerlo; por ejemplo los días que llevo a miis hijos a clases de tae kwon do y sé que regresaré con hambre y cansada trato de planear comidas consistentes y cenas rápidas.

4. Optimiza tu tiempo

Algo que puede funcionarte además de tener tu menú semanal, es adelantar las comidas. Es decir, si sabes que la mañana siguiente vas a dar de desayunar avena con manzana, puedes prepararla y dejarla en el refri lista para sólo servirla o calentarla; si mañana vas a preparar tinga de pollo, ten cocido el pollo con antelación para sólo guisar después.
A la hora de preparar el desayuno puedes ir adelantando a cocer verduras o carne.
Tener siempre lechuga y espinacas u otra hoja verde desinfectada en el refri, para ensaladas, para los sopecitos, para poner como guarnición.
Si picas cebolla por ejemplo, pica un poco más y resérvala en el refri en un molde de vidrio cerrada seguro después te va a servir.

5. Haz limpieza del refri semanalmente

Lo que yo hago es que cuando llego con las compras lavo y desinfecto de una vez todas las cosas que después me quitarán tiempo: lavar jitomates, limones, aguacates, pepinos, etc. desinfectar y poner en topers cerrados perejil, cilantro epazote para tenerlos ya listos al momento de utilizarlos, (en la siguiente entrega te voy a compartir un tip para lograr tenerlo todo limpio y desinfectado listo para usarse). Parece mentira, pero también ahorra tiempo dejar a la mano en el refri lo que más usas o usarás pronto, en lugar de dejarlo hasta el fondo.

6. Sé constante

(Mi palabra clave en éste tema es BUSCA)
Busca y localiza un tiempo para planeación.
Busca información por tu cuenta de alimentación saludable, la conciencia hace a un lado la pereza.
Busca encontrarle el gusto y el deleite a comer y cocinar, a amar los alimentos y el ritual de comer.
Facilítate la vida adelantando y previendo.

En las siguientes entregas estaré compariendote recetas y tips para iniciar a una alimentación ¡más saludable!

No te pierdas la tercera parte de esta serie: Recetas Novedosas y Nutritivas

[column type=”one-fourth”]
Foto Circulo Priss
[/column]

[column type=”three-fourths” last=”true”]

Acerca de la autora

Betty Martínez es comunicadora de profesión, fotógrafa y autodidacta apasionada de los temas relacionados con los niños y la alimentación. Educa sin escuela a sus 2 hijos de 9 y 4 años. Escribe en su propio blog: Homeschooling Entrenando la Vida.

[/column]