En casa nos gustan mucho los productos Apple. Siempre nos ha sorprendido la creatividad y espíritu emprendedor de Steve Jobs. Su historia de tenacidad y búsqueda continua de dejar huella en el mundo nos ha inspirado a ambos.

La noche que supe de su fallecimiento, vi su famoso discurso de Standford, y descubrí otros aspectos de su vida que me asombraron aun más, como el hecho de que su madre biológica lo dio en adopción con la condición de que lo enviaran a la universidad, pero que años más tarde, él decidió dejarla para buscar su camino de otras maneras.

Este discurso fue dado en la Universidad de Standford, durante la apertura de cursos del 2005. Obviamente, está dirigido a jóvenes universitarios, pero yo pude encontrar varios principios importantes que podemos considerar para nuestra propia vida y la de nuestros hijos:

1. Conectar los puntos

Creo que la parte más difícil como padres, es la de confiar. Primeramente, dudamos de nuestra propia intuición como padres, y muchas veces dependemos de la opinión y el consejo de otros para saber cómo criar a nuestros hijos. Y después, dudamos de la intuición de nuestros hijos para dirigir su propio aprendizaje. Confiar no es lo mismo que abandonar y esperar a que las cosas se hagan solas. Confiar es labrar, sembrar, regar, abonar, cuidar, y luego tener paz sabiendo que un día verás un pequeñito brote verde, sin estar hurgando una y otra vez en la tierra para cerciorarte de que sí está saliendo.
Tu hijo viene equipado con lo necesario para florecer en esta vida. Confía en ello, ten paz en tu corazón y déjalo florecer a su tiempo.

“…No puedes conectar los puntos hacia adelante, sólo puedes hacerlo hacia atrás. Así que tienes que confiar en que los puntos se conectarán en algún momento en el futuro. Tienes que confiar en algo: tu instinto, el destino, la vida, el karma, lo que sea. Porque creer que los puntos se unirán te dará la confianza de seguir tu corazón. Esta forma de actuar nunca me ha dejado tirado, y ha marcado la diferencia en mi vida.”

2. Amor y pérdida

Más que enfocarte en decidir qué deben aprender tus hijos, en qué momento, de qué maneras, y en afanarte por que cumplan los requisitos de una instrucción académica estandarizada, invierte todo tu esfuerzo y recursos en ayudarlos a descubrir cuáles son sus pasiones, a trazarse metas y a encontrar las herramientas para alcanzarlas. Si logran descubrir esa pasión, nunca tendrán la necesidad de que se les motive, pues contarán con un motorcito interno que los impulsará a lo largo de su vida.

“La única forma de estar realmente satisfecho es hacer lo que consideres un trabajo genial. Y la única manera de tener un trabajo genial es amar lo que haces. Si aún no lo has encontrado, sigue buscando. No te conformes. Como en todo lo que tiene qué ver con el corazón, lo sabrás cuando lo hayas encontrado. Y como en todas las relaciones geniales, las cosas mejoran y mejoran según pasan los años.”

3. La muerte 

No abrumes a tus hijos obligándolos a llevar cargas que le brindarán “un mejor futuro” El futuro es incierto, pero el presente está en tus manos. Vive el presente al máximo y permite que tus hijos lo vivan también.

Tu tiempo es limitado, así que no lo desperdicies viviendo la vida de otro. No te dejes atrapar por el dogma que es vivir según los resultados del pensamiento de otros. No dejes que el ruido de las opiniones de los demás ahogue tu voz interior. Y lo más importante, ten el coraje de seguir tu corazón y tu intuición. De algún modo ellos ya saben lo que tú realmente quieres ser. Todo lo demás es secundario.”

Si deseas saber más sobre cómo innovar tu perspectiva de la educación,
no te pierdas mi libro: AprendizajeSupraescolar.
Pulsa en la imagen:

Captura de pantalla 2014-11-05 a la(s) 09.18.41 a.m.
http://www.libro.supraescolar.com
[column type=”one-fourth”]
Foto Circulo Priss
[/column]

[column type=”three-fourths” last=”true”]

Acerca de la autora

Priscila Salazar es la autora del blog Supraescolar en el que a través de reflexiones claras y profundas, te inspira a usar tu privilegio de papá o mamá para impulsar a tus hijos a dirigir su propio aprendizaje.
Pulsa aquí para saber más
.

[/column]