Tengo tres niños (2006, 2007 y 2009) que nunca han ido a la escuela. Sí, pasan TOOOODO el día con su papá y su mamá, y no estamos locos ni frustrados. Al contrario, nos encanta nuestro estilo de vida.

Si te estás preguntando por qué decidimos vivir así, sigue leyendo:

1. Tenemos mucho tiempo para mantener una relación cercana

Tener libertad de tiempo y de horarios es un maravilloso regalo que podemos darles a nuestros hijos. Mucho se habla de pasar “tiempo de calidad” con los hijos, pero yo pienso que la cantidad es parte de la calidad. Muchas de las pláticas más profundas con mis hijos han surgido en momentos inesperados o no planeados, como al ir de compras o al hacer labores domésticas.

Nuestras sociedades actuales están debilitadas porque carecen de familias fuertes, pero los sistemas que nos rigen, donde todos corren de arriba a abajo, atentan contra las relaciones entre padres e hijos y por consiguiente, la unidad familiar. Es necesario invertir horas y horas de nuestro tiempo para conocer verdaderamente a nuestros hijos, para ganarnos su confianza, para hacerles sentir que siempre estaremos disponibles, para compartir nuestra vida con ellos y para darles un sentido de seguridad, identidad y libertad único. Lo que, a final de cuentas, produce familias fuertes y por consiguiente, sociedades fuertes.

2. Podemos confeccionar una educación a la medida

En mi opinión, el objetivo del aprendizaje no es obtener conocimiento, sino descubrir el propio potencial y cómo obtener recursos para lograr metas y objetivos cada vez mayores.

Como diría Confucio: “No le des pescado, enséñalo a pescar“, pero como diría mi papá: “No lo enseñes a pescar mojarras, enséñalo a descubrir cómo puede pescar lo que él quiera“.

Cuando tenemos la libertad de elegir qué, cuándo y cómo queremos aprender, y si le sumamos a eso el hecho de pasar muchas horas observando a nuestros hijos de tal manera que lleguemos a conocerlos muy bien, entonces tenemos en nuestras manos la posibilidad de confeccionar para cada uno de nuestros hijos una educación a su medida.

3. Podemos prepararlos para integrarse adecuadamente a la sociedad

Uno de mis anhelos más profundos es que mis hijos lleguen a beneficiar a la sociedad en la que se desenvuelvan. Es por eso que su papá y yo creemos necesario invertirnos intensamente en ellos ahora que son pequeños e “influenciables”, para que cuando estén maduros y listos, puedan salir y causar ese impacto.

Captura de pantalla 2014-11-05 a la(s) 09.05.55 a.m.
He recibido comentarios que menosprecian mis aspiraciones y me juzgan como egoísta por no dejar que mis hijos “trasciendan” en la sociedad desde pequeños. Pero yo pienso, ¿quién tendrá más poder de influencia: un niño inmaduro de nueve años que todavía no ha afianzado sus valores y objetivos en la vida, o un hombre de veintitantos años que no sólo está bien seguro de lo que quiere en la vida, sino que sus decisiones benefician a muchos?

Incluso en la naturaleza vemos este principio: aunque los pájaros estén grandotes y no quepan en el nido, los padres los dejan allí hasta que ellos saben que están listos para salir y enfrentar el mundo. Cada padre sabrá cuándo es el tiempo indicado de dejarlos salir, y no necesariamente estamos privándolos de experiencias en el mundo real, sino que les proveemos de experiencias mucho más genuinas y auténticas en el mundo real, y nos preocupamos por armarlos con las herramientas adecuadas de socialización que les permitan resolver conflictos adecuadamente, trabajar en equipo, ayudar a otros, aportar sus habilidades para un bien común… Además de que en todas esas experiencias, nosotros que los amamos, estamos cerca para cuidarlos, asesorarlos y asegurar que cada situación sea lo más provechosa posible.

Yo creo que es posible criar hijos que beneficien grandemente a nuestras sociedades, pero lograr ese resultado requiere de mucho tiempo y de mucha inversión cercana por parte de los padres.

4. Es lo mejor para mis hijos

Me gustaría concluir diciendo que aunque es evidente que existen muchas buenas razones para educar sin escuela, ninguna de ellas es mi razón principal para hacerlo.

Según las estadísticas, las personas educadas en casa tienen muchas características sobresalientes como madurez, pensamiento crítico, habilidades sociales, competencias académicas, etc., pero yo conozco muchas excepciones entre los educados en casa, al igual que conozco gente escolarizada que es muy exitosa.

Yo creo que el éxito o fracaso de una persona depende solamente de ella, de su actitud hacia la vida y de las decisiones que tome, no de que haya ido a la escuela o no, aunque por supuesto que ambas herramientas juegan un papel importante en su desarrollo. Pero, si hoy tengo la oportunidad de invertirme en la vida de mis hijos y ayudarles a lograr sus sueños, ¿por qué no hacerlo?

Yo he decidido educar sin escuela porque quiero, porque puedo, porque nos acerca más a nuestros objetivos como padres y porque es lo mejor para mis hijos en esta etapa de su vida. La pregunta para ti como papá o mamá es: ¿cuál es tu objetivo final con tus hijos y cómo vas a alcanzarlo?

Si te interesa la versión de mi marido al respecto, no te pierdas este artículo.

Si te interesa saber más sobre nuestro estilo de vida, no te pierdas mi libro:

Captura de pantalla 2014-11-05 a la(s) 09.18.41 a.m.
Pulsa en la imagen para ver toda la información

17 respuestas a “Cuatro razones por las que mis hijos no van a la escuela

  1. hola, me parece muy interesante el artículo, pero mencionas unas estadísticas, me gustaría que me dieras la referencia de esas estadísticas, por favor, ya que me parece muy interesante que haya estudios más formales sobre los beneficios de este modelo educativo,
    gracias

    Me gusta

    1. Hola Bárbara, gracias por tomarte el tiempo de comentar, y gracias por recordármelo! Se me olvidó poner ese enlace, que ahora mismo pongo en el post para que todos puedan verlo. Mira, en esta página, en la sección “¿Y cuáles son los resultados?” puedes encontrar algunos artículos que yo he encontrado en donde se habla de personas famosas que fueron desescolarizados, o de investigaciones sobre la socialización o desempeño de personas desescolarizadas.
      Saludos!
      http://www.supraescolar.com/legalidad-y-certificacion/

      Me gusta

  2. Hola Priscila. Nuestra familia también hace homeschooling desde hace dos años.. Tengo una chica de quince años que entrara a bachillerato y un chico de trece que va en secundaria pero también una nena de dos años que ya pronto iniciara su educación en casa.. Tendrás algún link o material para que yo inicie con ella?? O recomendarme algún libro para llevar con ella. Gracias de antemano. Somos de Veracruz.. Somos una familia cristiana y no somos los únicos que educamos en casa 😉

    Me gusta

    1. Hola Oyuky, gusto en conocerte 🙂
      Para los niños muy pequeñitos yo recomiendo que más que actividades académicas, es necesario pasar mucho tiempo con ellos jugando y sobre todo, incluyéndolos en nuestras actividades cotidianas.
      Acá puedes ver un artículo al respecto: http://www.supraescolar.com/que-le-enseno-y-cuando-comienzo/
      Y claro, hay muchas actividades educativas que podemos estar haciendo con ellos. Internet está lleno de ideas. Yo he sacado actividades muy padres de este blog:http://theprincessandthetot.blogspot.mx/
      También te recomiendo mucho el kínder de ALAS: http://www.aprendeconalas.com/kinder-y-pre-kinder
      Saludos!

      Me gusta

  3. Hola. Este abordaje estamos analizando hace un tiempo. Quisiera consultarte cual es la actividad laboral de ustedes y cuanto tiempo dedican a su actividad laboral como padres. Mi mujer y yo destinamos 6 a 8 horas diarias a nuestra actividad laboral y nos interesaría saber como resolvieron ese tema ustedes. Espero con ansias la respuesta. Saludos.

    Me gusta

    1. Hola Gustavo, me da gusto conocerte y saber que tu esposa y tú están considerando esta opción educativa 🙂
      Mi marido y yo trabajamos desde casa desde hace tiempo. Él es diseñador de páginas web y yo trabajo como escritora, traductora y correctora de textos. Así que nuestros horarios son muy flexibles. Creo que en promedio trabajamos unas seis horas cada uno, pero en diferentes momentos del día para turnarnos y así poder tener equilibrio entre el trabajo, el tiempo con los niños y las labores de la casa.
      En estos artículos encuentras un poco más de nuestras decisiones y de nuestra dinámica diaria:
      http://www.supraescolar.com/es-posible-trabajar-desde-casa-y-tener-ninos-que-no-van-a-la-escuela/
      http://www.supraescolar.com/un-dia-en-la-vida-de-priscila-salazar/
      http://www.supraescolar.com/educar-sin-escuela-es-una-opcion-para-ricos/

      Me gusta

      1. Les comparto nuestra experiencia. Gracias al libro y el blog de Priscila nos animamos a educar en casa a nuestros hijos (de 7, 3 y 1 año)desde hace 6 meses.
        Somos médicos. Ambos teníamos empleos en instituciones públicas. Los sueldos eran regulares a bajos por estar contratados “por honorarios”, sin un contrato formal.
        Decidimos independizarnos e invertir más en la consulta privada. Lo que hacemos es que un día trabaja ella y al día siguiente yo. El día que “descansamos” estamos cada quien con los hijos.
        Esa es la forma en que ambos podemos continuar nuestros trabajos y estar involucrados con la educación de los niños. Espero te ayude el comentario Gustavo, y gracias por seguir inspirándonos Priscila!

        Me gusta

        1. Hola Juan Pablo, qué gusto leerte y saber que el blog ha servido de inspiración para tu familia 🙂
          Y qué buen arreglo encontraron! Les deseo muchas energías y entusiasmo para continuar con esta gran labor que están realizando con sus hijos. Abrazos!

          Me gusta

  4. Hola, excelente, me encanta tu honestidad al expresarte. Que dicha la de ustedes de poder tener esa gran oportunidad. Yo tengo dos mellis de 7 y con mi esposo hacemos algo parecido. Me encanta tenerlos conmigo. Me encanta conocerlos, creo que eso es lo que me ha enseñado a entender la niñez, sus tiempos, sus misterios (más de libros, blogs y opiniones de terceros) y a abrir la mente y en realidad aprender de mis hijos. Me hacen vivir una vida maravillosa!. Me encanta que la disfrutes y que hayas expresado ideas tan afines a las mías. Detractores, bah, siempre hay, a mi también me hacen la guerra por ahí, pero mientras siga viendo a mis hijos satisfechos, contentos y llenos de curiosidades pues adelante! la educación sin escuela es la única que concibo para ellos.

    Me gusta

    1. Hola Paquita! Qué gusto leerte tan feliz y segura de lo que estás haciendo con tus niños 🙂
      Exacto, pienso que todos los papás podemos equivocarnos de alguna u otra forma, pero qué mejor invertir todos nuestros esfuerzos en lo que por ahora pensamos que es la mejor opción para nuestros hijos… Gracias por tomarte el tiempo para escribir. Deseo que sigas disfrutando la vida cerquita de tus pequeños. Abrazos!

      Me gusta

  5. hola yo vivo en una zona rural, con mis hijas de 5 y 8 años, aunque aqui en la comunidad ellas asisten a la escuela su educacion es muy deficiente, en el preescolar es multigrado y no progresan en las habilidades de lectoescritura, en la primaria tienen dos grados por salon y el maestro toca mas los temas del año superior que el inferior. por cuestiones de socializacion, las niñas van a la escuela local, pero regresan en blanco. por mi trabajo de ambientalista yo visito muchos lugares de la region para dar capacitaciones y tengo un estilo de vida un poco nomada. las niñas pasan mucho tiempo conmigo y nuestra rutina es un tanto impredecible, pero siempre encontramos un momento despues de desayunar, comer o cenar, para hacer actividades de aprendizaje, con la pequeña practicamos su caligrafia y matematicas, que le encantan, y con la mayor la cual ya puede leer fluido practicamos su comprension de lectura, vocabulario en ingles y logica matematica. definitivamente es complicado como mencionas cuidar la casa, tener un trabajo y cuidar y educar a los niños, y pues termino exhausta, pero muy contenta de poder compartir grandes cantidades de tiempo con mis hijas, las cuales cada vez son mas autonomas en casa, se preparan alimentos sencillos, mantienen en orden su ropa y pertenencias y su higiene personal. se que mas que enseñarles en casa las estoy preparando para su vida adulta de forma integral. gracias a sitios como este puedo sentirme feliz de que llevarlas a vivir lejos de la ciudad y educarlas en casa es una alternativa sana para nuestra familia. saludos 🙂

    Me gusta

    1. Qué bonito leer tu experiencia, Mariana.
      Es muy inspirador ver mamás que buscan la manera de pasar tiempo con sus hijos y como dices, enseñarles lo más importante, que es darles la oportunidad de vivir la vida a tu lado y creando una relación muy cercana contigo.
      Muchas felicidades y gracias por tomarte el tiempo de compartir con nosotros 🙂

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s