Mónica Salazar, conferencista y coach sobre temas de dinero, es mamá de un niño de siete años a quien ha criado sola desde el embarazo. Desde que nació, Moni se ha quedado en casa con él y desde entonces, su hijo ha aprendido sin escuela. Para hacer esto posible, Moni trabaja en casa, por Internet, desde junio de 2006.

MoniSu experiencia me parece especialmente valiosa para aquellas mamás que consideran la posibilidad de no enviar a sus hijos a la escuela, pero que dudan en hacerlo debido a su situación de mamás solteras, pues no están seguras de saber cómo combinarlo todo exitosamente. Mónica es un claro ejemplo de que cuando una mamá está completamente convencida de lo que quiere para sus hijos, no existe obstáculo que pueda interponerse en esa decisión.

Me da mucho gusto poder compartir con ustedes lo que ella ha compartido conmigo:

Dime, Moni, ¿por qué tomaste la decisión de no enviar a tu hijo a la escuela?

Fue una cadena de decisiones que quizás se desencadenaron con la lactancia. Con la lactancia vino la crianza en brazos, el colecho, la comunicación de la eliminación, y cuando ya estuve en todo esto, llegó el tiempo en el que se suponía que mi hijo iría a una guardería y pensé que podría hacerlo de otra forma.

En algún libro leí sobre la educación en casa y me encantó la idea. Sentía que tenía mucha lógica y pensé que quería educar a mi hijo fuera del sistema escolar. Sin embargo, al ser mi hijo todavía un bebé, la decisión no parecía tan difícil de tomar.

Luego de evitar por completo la guardería y de sentirme tan satisfecha con esta decisión, era obvio para mí el camino que estaba tomando. Quise aprender más, y cada vez que me informaba sobre la educación sin escuela, confirmaba aún más mi decisión. Esto me sigue pasando ahora.

Con mi hijo más grande, eran obvias las ventajas. Ya cuando cumplió la edad de ingreso a la escolarización básica en Ecuador (5 años), incluso quienes me habían dicho que no era una buena decisión, se mostraron más flexibles, ya que para entonces se notaba que mi hijo estaba aprendiendo y siendo feliz.

¿Cómo logras proveer el sustento económico para tu hogar y además educar a tu hijo sin escuela?

Fe, convicción y organización. Mi historia es una que «no puede ser», ya que desde mi embarazo me sugirieron el aborto porque se suponía que mi bebé corría alto riesgo de nacer con malformaciones severas, síndromes, y mala salud en general (debido a mi pasado estado de salud y medicamentos que tomaba a diario). Pero yo decidí tener fe.

Luego, dedicí criarlo cerca, y se suponía que se malcriaría, que sería imposible de disciplinar, y muchas historias más. Yo seguí mi convicción.

Y cuando regresé a mi país luego de graduarme (recibía una beca), se suponía que buscaría un empleo e ingresaría a este cruel mercado laboral en que la maternidad no ocupa sino 3 meses de reposo. Yo decidí seguir teniendo fe, convicción y organizarme para encontrar otro camino.

Y es algo que hago hasta ahora. Repito el proceso, cada vez con más experiencia, pero sigo siendo novata y experta a la vez en todos estos asuntos.

En el 2006, cuando me gradué, regresé a mi país y dejé de recibir la beca de estudios con la cual vivía, decidí usar el Internet para hacer algún negocio desde casa. Primero fui traductora freelance, di clases universitarias (1 hora por semana, y en algunas ocasiones llevé a mi hijo a la universidad), tuve una tienda virtual de productos de crianza, y finalmente cancelé todo lo anterior y me puse al negocio de producir contenido para el Internet.

Ahora tengo un horario más flexible, que me permite pasar mucho tiempo con mi hijo, ganar dinero, y también desarrollarme profesionalmente haciendo cosas que me apasionan.

¿Cuáles son los retos más difíciles a los que te has enfrentado?

¿Como mamá sola? Ver sufrir a mi hijo por la ausencia de su papá. Sé que es el resultado de un error mío y de su padre, y aunque no vivo recriminándomelo, son momentos que aparecen y que sé que seguirán viniendo, y en los que no puedo más que ser su mamá de la mejor manera posible.

¿Como mamá desescolarizadora? Aprender a manejar mi tiempo y a establecer prioridades.

¿Como mamá emprendedora? Todo el tema de trabajar por Internet era una montaña inmensa, en la que no encontraba el camino de subida. Aprender y aplicar, ha sido un reto de todos los días, pero ya la montaña no se ve tan alta 😉

¿Cuál sería tu consejo para una mamá que se encuentra en circunstancias parecidas a las tuyas y que todavía tiene dudas de tomar la decisión de desescolarizar?

Creo que la desescolarización no es para todos. Es para todos los que estamos convencidos de que es una buena opción educativa. Si tú sientes que es lo mejor para tu familia, entonces considéralo seriamente. No importa que tengas un montón de obstáculos, pero si sientes que es lo mejor para tu familia, entonces puedes trabajar para vencerlos.

Aprende a reconocer cuándo y cuánto aprende tu hijo o hija, y no te desesperes, que los niños aprenden hasta sentados inmóviles detrás de su pupitre en una escuela. ¡Cómo no van a aprender cuando están libres y se sienten seguros y amados!

Toma las decisiones que corresponden a este momento de tu vida y a la de tu hijo o hija. Si todavía estás embarazada, haz un plan para evitar la guardería, pero no te agobies con la idea de que no podrá ingresar a la universidad. Si es que lo ves pertinente, lo inscribes en la escuela y ya, por ahora solo vas a evitar la guardería.

Si tus niños ya están en la escuela, aprovecha las vacaciones escolares para probar la desescolarización, pasando mucho tiempo juntos y presentándoles alternativas de auto aprendizaje. Si les gusta la experiencia, siguen sin escuela, y de lo contrario regresan normalmente a clases.

Escucha los consejos y evalúalos, pero toma las decisiones que tú sientes que son las mejores, y afróntalas y respáldalas con tu trabajo y esfuerzo.

Simplifica, simplifica. No tenemos que hacer todas las actividades ni visitar todos los museos. En la escuela tampoco lo hacen.

Acepta que cometerás errores. Todos los cometemos. La escuela los comete; los maestros se equivocan, y mucho. Tú también vas a equivocarte, pero podrás corregir y aprender junto con tus niños.

Conviértete en una facilitadora del aprendizaje, aprende tú también y deja que el camino se vaya descubriendo poco a poco… ya sea que tus niños vayan a la escuela o no.

Mónica es una inspiración para mí, y un gran ejemplo de determinación, tenacidad y organización. Espero que su experiencia pueda traer claridad a aquellas mamás (o papás) que todavía están en este proceso de decidir qué hacer, y que se sientan inspirados a emprender su propio negocio o a buscar alternativas que les permitan combinar todo exitosamente.

[column type=”one-fourth”]
Foto Circulo Priss
[/column]

[column type=”three-fourths” last=”true”]

Acerca de la autora

Priscila Salazar es la autora del blog Supraescolar en el que a través de reflexiones claras y profundas, te inspira a usar tu privilegio de papá o mamá para impulsar a tus hijos a dirigir su propio aprendizaje.
Pulsa aquí para saber más
.

[/column]

Si deseas saber más sobre nuestro estilo de vida,
no te pierdas mi libro: AprendizajeSupraescolar.
Pulsa en la imagen:

Captura de pantalla 2014-11-05 a la(s) 09.18.41 a.m.
http://www.libro.supraescolar.com