Elva Martínez, del blog “De Mujer a Mujer”, me entrevistó acerca de la educación en casa. Puedes leer la entrevista a continuación:

Explícanos en qué consiste el Homeschooling o “Educación en Casa”

Antes de que comenzara a generalizarse la educación obligatoria, alrededor del siglo XVIII, la mayoría de los padres utilizaban libros para educar a sus hijos ellos mismos, o contrataban maestros o tutores. Algunas décadas más tarde, la escolarización masiva probó su fracaso. En la década de los 70’s John Holt escribió varios libros sobre este fracaso inspirado en las ideas de Ivan Illich y Harold Bennet, además de sus propias observaciones como maestro de educación primaria durante varios años. Después de su famoso libro “Instead of Education” (En vez de educación), Holt fue contactado por muchas familias de todo Estados Unidos que habían decidido sacar a sus hijos de la escuela. Para dar respuesta a todas sus inquietudes, Holt produjo la revista titulada “Growing without schooling” (Creciendo sin escolarización), a través de la cual, los términos homeschooling y unschooling se generalizaron. Aquí puedes leer la historia completa y bien documentada.

La palabra homeschooling está compuesta por las palabras home – hogar, y schooling – escolarización. Escolarización en el hogar o escuela en casa.
Se refiere al hecho de que los padres mismos escogen un programa o currículum para seguirlo en casa. Por lo general destinan un espacio y un tiempo específicos que dedican para estudiar o cumplir con los requisitos de su programa. Existe una gran variedad de programas y sistemas disponibles actualmente.

La palabra unschooling se compone del prefijo -un, que quiere decir sin, y la palabra -schooling, escolarización. Unschooling quiere decir “sin escolarización”. A Holt no le gustaba identificarse con el término homeschooling, pues su mensaje iba mucho más allá de los paradigmas escolarizados, incluso en el hogar. Él siempre sostuvo que el solo interés de los niños por aprender es suficiente motivador para que aprendan todo lo que necesitan en la vida y no es necesario enseñarles nada deliberadamente, sino solamente estar disponibles para acompañarlos en todo su proceso de aprendizaje. Para Holt, aprender es como respirar: lo haces todo el tiempo, no decides cuándo ni cómo hacerlo, no puedes evitar hacerlo y tampoco puedes enseñar a otros a hacerlo. Al igual que respirar, aprender es parte de la esencia del ser humano. Por lo tanto, creó este nuevo término en esa misma década, el cual se ha ido generalizando junto con su aceptación por miles de familias en diversos países.

Como ves, los términos quizá sean nuevos, pero hacerse cargo de la educación de los hijos es una práctica bastante vieja.

¿Los padres que van a realizar el papel del profesor han de realizar algún tipo de preparación previa?

Todo depende de tu propia perspectiva en cuanto a lo que quieres lograr con la educación de tus hijos. Si tu deseo es que cumplan con todos los objetivos y requisitos asignados por los sistemas educativos oficiales desde tu hogar, es muy probable que haber tenido algún tipo de preparación magisterial te sea útil. Pero si por el contrario, tu deseo es conocer a tus hijos profundamente, entender cómo piensan, cuáles son sus intereses, acompañarlos continuamente en su proceso de aprendizaje y como resultado, crear una fuerte conexión con ellos, entonces tener una preparación magisterial es irrelevante. Incluso, en casos (como el mío) contraproducente.
En todo caso, sí existen algunas cualidades esenciales que debes desarrollar, si estás genuinamente interesada en la educación de tus hijos. Si te interesa conocerlas, pulsa aquí.

¿Además de las clases en casa, los niños que reciben “educación en casa” participan en tareas colectivas que les enseñen a trabajar en grupo?¿Se realizan salidas culturales con otros menores?

Por supuesto que sí. El deseo de los padres que han decidido tomar en sus manos la educación de sus hijos, es brindarles un acercamiento más auténtico con la sociedad, así que por lo general, estos niños logran integrarse a ella mucho más eficaz y naturalmente. Cada familia es diferente, pero casi todos los padres procuran que sus hijos tomen clases en diversas áreas fuera de casa (arte, deportes, ciencias, música, tecnología, lenguaje, etc.) Además, los padres se preocupan mucho por conectarse con otras familias que comparten sus ideales e intereses y programan encuentros organizados o reuniones sociales para que los niños gocen de esta interacción.

Como te digo, uno de los aspectos que a mí me gusta más de este estilo de vida es, precisamente, el de la socialización. Los niños más sociables, adaptados y productivos que he conocido, han sido niños educados fuera del sistema escolarizado. Si quieres saber más sobre este asunto de la socialización, pulsa aquí.

¿Cuántas horas lectivas diarias tienen los niños?

Eso depende de cada familia. Conozco algunas familias que dedican cuatro o cinco horas en la mañana para hacer actividades y luego en la tarde se dedican a tomar clases fuera de casa; conozco otras que sólo dedican unas dos horas durante el día; y también conozco otras que no tienen un horario fijo pero que continuamente están aprendiendo de todo lo que hacen durante el día.
Lo atractivo de este estilo de vida es precisamente eso: la libertad para organizarte como mejor te parezca y como mejor le convenga a toda tu familia.

¿Han de realizar algún tipo de examen para homologar sus estudios?

En México contamos con la gran fortuna de que esta modalidad no esté regulada, por lo que este vacío legal nos brinda libertad y tranquilidad de saber que no estamos violando ninguna ley y además, no tenemos que rendir cuentas a nadie.
Nuestro país cuenta con un organismo que se conoce como INEA (Instituto Nacional de Educación para los Adultos), creado para brindarles educación a todos los adultos que por alguna razón no pudieron asistir a la escuela. A partir de los 15 años, un joven puede acudir al INEA y solicitar que se le aplique una prueba global para acreditar toda la primaria y otra para la secundaria. El mismo INEA te regala los libros y las guías para estudiar para el examen, lo que para nosotros como papás es un verdadero lujo, pues tranquilamente podemos dedicarnos a potenciar las habilidades y talentos particulares de nuestros hijos mientras que se preparan para presentar sus pruebas, si es que quieren obtener sus certificados de primaria y secundaria. Aquí puedes ver más información al respecto.

¿Existe algún tipo de “escuela” a la que llevarías a tus hijos? ¿Cómo sería esa escuela?

Mi esposo y yo continuamente soñamos en voz alta y nos compartimos nuestras visiones de una escuela ideal. Probablemente lo más cercano a mi escuela ideal sea lo que he leído sobre las escuelas en Finlandia. Sé que allá los grupos son muy reducidos: entre cinco y ocho niños. Los salones están muy bien equipados con la tecnología más moderna y el maestro se considera un recurso más en el aula. Cada niño es libre de elegir en qué área quiere trabajar y por cuánto tiempo y él elige sus materiales. Los períodos de estudio están alternados con muchos recesos donde pueden salir a jugar al aire libre. No estoy segura del asunto de los grupos por edades, pero en mi escuela ideal, yo pondría niños de todas las edades en el mismo grupo. Además, mi escuela ideal no sería obligatoria, sino un recurso más para los papás que quisieran aprovecharlo, por parte del gobierno. Podrían entrar y salir en cualquier momento, sin necesidad de trámites burocráticos… ¡qué utópico suena! jajaja

Pero mientras que eso se convierte en realidad (que quizá algún día así será), eso es lo que nosotros pretendemos hacer en casa con nuestros hijos.

¿A dónde han de dirigirse los padres que estén interesados en la “Educación en Casa”?

No estoy segura de entender esta pregunta, pero podría decirte que cada país se rige por sus propias leyes y habría que investigar directamente en cada lugar.

Antes de tomar cualquier decisión, yo sugiero que los papás se informen bien y lean mucho al respecto. Todos los libros de John Holt son básicos, especialmente, “Teach your Own”. Aquí tengo una bibliografía con los libros más significativos para mí.

También hay muchos papás preocupados por la educación de sus hijos que hemos creado blogs u organizaciones que pueden brindar información útil a los padres interesados. En España, por ejemplo, tenemos a Azucena Caballero que puede ser contactada en su nuevo sitio: Schoolcarpetas
En Ecuador está Mónica Salazar, que también puede dar alguna orientación al respecto: Familia Libre 
En México tenemos a Laura Castellaro y su Comunidad ALAS con información y recursos útiles para los papás de pequeños de preescolar.
También tenemos la plataforma de Homeschooling México a la que se añaden más y más papás todos los días y que actualmente tiene alrededor de 1,000 miembros. Continuamente se exponen preguntas y respuestas, sugerencias de materiales, invitaciones a eventos y mucho más.

Por último, quisiera decir que el elemento clave del éxito no es la escolarización ni la desescolarización. El elemento clave es el grado de compromiso y de disposición por parte de los padres a invertirse en la vida de sus hijos. Con o sin escuela, cada padre tiene la oportunidad de afianzar a su familia y de proveerles a sus hijos la mejor alternativa que ellos necesitan.