Muchas mamás comienzan a considerar la idea de educar sin escuela por diversas circunstancias que las obligan, como problemas de aprendizaje en sus niños o bullying en la escuela, problemas económicos… o la crisis sanitaria que estamos viviendo ahora.

Educar sin escuela, entonces, se inicia con una actitud de:

«Pues ya qué… no me queda de otra» 
«Si mis circunstancias fueran diferentes, yo elegiría algo diferente»
«Jamás haría esto por gusto»

Quiero que sepas que yo elegí hacer esto por gusto

Antes de casarnos, mi esposo y yo decidimos que nuestros hijos nunca irían a la escuela. 

A veces nos preguntamos si enviaríamos a los niños a una escuela de muy buena calidad, –si tuviéramos la oportunidad de hacerlo–, y siempre llegamos a la conclusión de que no lo haríamos.

Cada vez estamos más satisfechos con los resultados que hemos obtenido y volveríamos a elegir esta opción.
Hoy quiero platicarte por qué estamos satisfechos con nuestra elección y también te voy a compartir algunos pasos para comenzar a educar sin escuela con intención y no con resignación.

Algunos de los grandes beneficios de educar sin escuela:

  • Podemos confeccionar una educación a la medida
    Nosotros creemos que cada persona es única y aprende de formas únicas. Al tener esta libertad, nosotros podemos elegir lo que es mejor para cada niño en cada momento.
  • Nuestra relación familiar es muy fuerte
    Desde que nuestros hijos nacieron hemos gozado de una relación muy cercana. Esta relación, que cada día va en aumento, está basada en atención, conversación, reflexión y trabajo en equipo.
  • Nuestros hijos son los autores de su aprendizaje
    Debido a que ellos tienen la libertad de aprender lo que van necesitando para sus propios fines, lo que aprenden es significativo. Es decir, no lo aprenden para pasar un examen, sino que el aprendizaje es permanente y tiene una aplicación inmediata, real, tangible.
    Por lo tanto, no es necesario motivarlos ni obligarlos porque ellos están llenos de entusiasmo.

Si tú estás considerando optar por esta alternativa, te comparto estos 4 pasos para hacerlo con intención y no con resignación:

1. Aprovecha esta circunstancia difícil para cuestionarte qué quieres tú

Muchas veces se tiene la creencia de que «el homeschooling te permite tener mejores resultados», pero la realidad es que lo que te hace tener buenos resultados no es el homeschooling, sino que tú tengas bien claro lo que quieres y que luego tomes todas las decisiones necesarias para alcanzarlo.

Pregúntate:

¿Qué quiero yo para mis hijos? ¿qué tipo de personas quiero que sean? 
¿qué habilidades quiero que desarrollen? ¿quiero que aprendan para pasar exámenes o por placer? ¿quiero que sepan encontrar lo que necesitan? ¿que tengan iniciativa, pensamiento crítico, capacidad de reflexión? ¿quiero que desarrollen sus propios talentos a su ritmo?

Luego que hayas reflexionado en este tipo de preguntas, piensa en qué necesitas hacer tú para que todo eso sea una realidad y qué herramientas puedes usar. Aquí es donde entra la decisión de educar sin ayuda de la escuela o seguir usando el sistema escolarizado.

En el proceso de pensar en todo esto, te recomiendo que tomes mi curso básico:

2. Haz a un lado todo lo académico por un tiempo

La carga de lo académico es muy pesada, no porque sean cosas académicas, sino porque no las elegiste tú. Quienes educamos sin escuela decidimos qué, cuándo y cómo queremos aprender.

Si ya decidiste dejar la escuela atrás, te recomiendo que pases por un tiempo de desescolarización o luna de miel familiar en el que te enfoques de lleno en conocer a tus hijos, fortalezcan su relación, y permitas que tus hijos recuperen su motivación interna.

3. Ve creando una rutina

Este tiempo de desintoxicación te permitirá observar los ritmos y necesidades naturales de tus hijos. 

Poco a poco puedes comenzar a darle forma a tu día de acuerdo a sus necesidades de alimento, de juego, de movimiento, de estudio, de limpiar su casa, de descanso, etc.

Para tener una rutina armoniosa es indispensable que te hayas dedicado a fortalecer tu autoridad natural, porque de ese modo tus hijos querrán seguirte y cooperar.

4. Define un plan de aprendizaje

A medida que vayas detectando las necesidades de tus hijos, ve decidiendo qué recursos vas a usar: proyectos, materiales, clases, currículums, cursos. 

Y observa que este paso es el último, no el primero. Generalmente es aquí por donde queremos comenzar:

«Quiero educar en casa, ¿qué plan de estudios debo seguir?»
«Estoy considerando hacer homeschooling, ¿qué material me recomiendan?»

Mucho antes de pensar en materiales, currículums y certificaciones, primero debes reflexionar profundamente en qué quieres y debes conocer muy bien a tus hijos. Esa información es la que te va a decir qué recursos necesitas.

No permitas que esta circunstancia difícil te haga sentir resignada

Aprovéchala para hacer un alto y comenzar a actuar con toda intención y responsabilidad.

4 respuestas a “Cómo empezar a educar en casa

  1. Hola Priscila me ha parecido muy interesante la información que nos proporcionas, mi esposo y yo estamos pensando en iniciar a mis hijas en la educación en casa, ellas toda su vida han estado en instituciones totalmente escolarizadas, sin embargo por la situación actual no nos gustaría exponerlas, por lo que creemos que la mejor opción es esta. Para mi hija más grande sería su último grado de secundaría y para la menor sería el 5° grado, y para dar continuidad en los próximos años para mi hija mayor tengo muchas dudas. Puedes guiarme un poco en que institución nos avala sus estudios y si en INEA es la opción correcta o hay otras instituciones que nos pueden apoyar.

    Me gusta

  2. Holaa Pris …
    Me suscribí a tu canal de YouTube y siempre me ha parecido muy interesante la gran opción de educar a mi hija en casa y en su momento no encontré la información suficiente ( o tal vez no profundice tanto por temor de no poder lograrlo) ella está en la edad de preescolar , y a está por terminar el primer año, pero sigo con la gran intuición de darle clases en casa , mi duda es cuando ella termine el preescolar en casa la manera de certificarlo también es por medio del INEA ? Es que tengo esa gran duda porque solo noto que se habla mucho de la certificación de primaria en adelante y no tanto de preescolar? ….agradecería infinitamente si me pudieras Orientar y gracias por compartir Tú historia y guiarnos desde tu experiencia .
    Saludos…

    Me gusta

    1. Hola, Lily, me da gusto saber que estás considerando esta posibilidad. El preescolar no se certifica, pero tampoco es necesario hacerlo. En caso de que quisieras reescolarizarla en algún momento, en México las escuelas deben aceptarla y ubicarla en el grado que le corresponda. Aunque en tu caso, si estás considerando abrazar esta herramienta como estilo de vida, puedes esperar hasta que tenga edad para certificar completa la primaria y la secundaria a través del INEA. Para más información, apúntate en mi curso básico gratuito, allí se abordan todos estos temas a detalle: https://supraescolar.com/taller-conoce/

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s