Ésta es otra de las preguntas frecuentes que me hacen las mamás cuando se plantean la idea de desescolarizar a sus hijos. A veces se tiene la idea de que tener a los niños en la casa todo el día significa renunciar por completo a una actividad que remunere económicamente. Muchas mamás creen que no es posible conjuntar las dos cosas, que es muy difícil y prefieren llevar a los niños a la escuela o a la guardería durante varias horas al día, o renunciar por completo a su trabajo.

Sí es difícil tener a los niños en casa y realizar una actividad que te genere ingresos, pero no es imposible. Los últimos meses he comenzado a explorar esta nueva aptitud en mí, y me ha resultado muy satisfactorio darme cuenta de que sí tengo la capacidad de ganar dinero sin descuidar a mis hijos, y que además mi trabajo tiene la posibilidad de beneficiar a otros.

Aquí te comparto tres ingredientes que a mí me han permitido lograrlo:

1. Define qué imagen quieres tener de ti

Cuando me plantee la posibilidad de generar ingresos económicos, me di cuenta de que mi obstáculo más grande era mi propia imagen de mí misma. Me sentía limitada por muchos motivos: falta de tiempo, demasiadas tareas en la casa, el cuidado de tres niños pequeños, falta de ayuda por parte de mi esposo, y un largo etcétera.

Tuve que ser sincera conmigo misma y aceptar que todas esas limitaciones en realidad estaban solamente en mi cabeza. Comencé a pensar que si de repente mi esposo faltara y entonces yo ya no tuviera su soporte económico, de alguna manera lograría salir adelante. Entonces, ¿por qué no aprovechar mi situación privilegiada actual y todos los recursos que tengo ahora para hacer lo que de todos modos haría en una situación extrema?

Empecé a verme de una forma diferente: ya no como una persona dependiente de la ayuda que otros puedan darme, sino como una mujer con el poder de emplear y organizar los recursos que tengo a mi alcance, a mi manera y para mis propios fines.

2. Optimiza tus recursos

En mi caso, mi recurso más valioso es el tiempo. Optimizarlo ha significado levantarme todos los días a las 5:00am. para poder trabajar tres horas antes de que despierten mis niños y de esa forma, no quitarles atención a ellos.

Tal vez me digas que tú no puedes, que tus hijos todavía despiertan mucho en la noche, que tu mejor hora de trabajar no es en la mañana, que tienes otras mil cosas que hacer durante el día y que no queda un momento para trabajar, etcétera. Entiendo que son diferentes las demandas y las prioridades de cada familia, y por eso es que tú debes encontrar cuáles son tus propios recursos en tus propias circunstancias. Tal vez puedas dedicar unas horas en la noche o tal vez mientras que tu bebé toma una siesta, o tal vez tus hijos ya estén grandecitos y entonces puedas incluirlos o dedicar un rato en el que todos estén sentados y trabajando en quietud. O tal vez tengas alguien que pueda jugar con tus hijos un rato. O tal vez puedas tomar turnos con tu esposo para trabajar y estar con los niños.
Lo importante es que tú puedas identificar cuáles son los recursos a tu alcance y que los optimices al máximo.

3. Escoge tus prioridades y sé constante

Creo que el peor enemigo de quien se propone trabajar desde casa es la falta de constancia, y ello mucho se debe a todas las distracciones que luchan por robar nuestra atención.

Establece un objetivo, metas con fechas y sé constante en trabajar un poquito todos los días hasta que las veas realizadas. Elimina todas las distracciones y concéntrate. Cierra tu correo y todas las redes sociales. Utiliza un temporizador para trabajar un periodo de tiempo antes de tomar un descanso. Es impresionante todo lo que se puede avanzar en tres horas estando bien concentrada.

trabajo en casa ft

Estamos rodeados de madres emprendedoras

Desde hace varios meses he tenido la oportunidad de conocer a muchas mujeres que además de ser mamás también son emprendedoras y producen recursos económicos desde su casa. Varias de ellas me compartieron sus secretos generosamente y yo los comparto contigo, con la única intención de inspirarte demostrándote que sí es posible conjuntar un trabajo productivo con la crianza de los hijos sin descuidar ninguna área.

«Para poder educar a mis hijas y llevar adelante un emprendimiento, tuve que establecer prioridades para cada componente de mi vida, aprovechar al máximo cada minuto del día (sobre todo aprovechar esos huecos que parecen inútiles, aquí es muy útil el uso de un temporizador), aprender a delegar y a trabajar en equipo con mi familia, entender que establecer rutinas -lejos de atarme- me hace absolutamente libre y productiva. También tuve que reescribir el significado de lo que para mí era “trabajar”, comprendiendo que hay muchas maneras de generar dinero sin que haya una relación directamente proporcional “tiempo trabajado=dinero recibido”. Emprender desde casa es el mejor complemento para las mamás que educamos sin escuela»
Laura Castellaro
Comunidad ALAS

«Hay varios puntos clave para lograr emprender y educar a tus hijos en casa: tomar una decisión firme respecto al estilo de vida que deseas llevar, tener claras tus metas a largo plazo, organizarte y trabajar con constancia, organización y paciencia. Al principio todo puede ser caótico pero poco a poco vas aprendiendo, adaptándote, descubriendo la mejor forma de organizarte y empiezas a ver resultados. Mentiría si dijera que es fácil y que todos los días son maravillosos y que fluyen de la mejor manera; lo que sí puedo asegurar es que es altamente gratificante y que no lo cambiaría por nada»
Roxy González

«Sin un verdadero deseo de conjuntar tu trabajo y la educación de tus hijos, no es posible hacerlo. Si no te organizas no sale todo lo que tienes que hacer. Tienes que tener muy en claro tus roles, cuáles tienes y cuáles quieres cubrir, priorizar y buscar la manera de organizar tiempo para todos.Yo leo mucho sobre organización, tomo cursos, asigno tareas específicas a cada día y me apoyo en las personas que pueden ayudarme. Sé flexible con formas y horarios y adáptate poco a poco, no hay prisa. Hay cosas que irán mas lentas que otras, pero no hay que desesperar ni frustrarse. Si crees que lo necesitas, puedes buscar asesorías o coaching. Debes creer que hacer todo es posible y estar consciente de que se requiere trabajo arduo y constante, pero vale la pena. Ve tu trabajo como inversión para el futuro de tus hijos y de la familia»
Yuria Prospero
Creciendo con Darío

«La clave de conjuntarlo todo radica en la planificación, organización y voluntad. Es difícil sacar tiempo para cada uno de mis hijos de forma individual, pero lo enfrento repartiendo tareas de todo tipo con mi marido, así él puede estar haciendo algo con dos de los niños y yo dedicarme solo a uno de ellos un rato, compaginando momentos y espacios para cada uno de ellos durante la semana. Dedica un tiempo a planificar y organizar, usa un temporizador, y céntrate en lo prioritario».
Azucena Caballero

«Después de trabajar durante 7 años en una universidad, con una plaza segura, decidí salir y estar con mi hija en casa. Luego de un tiempo, clientes me empezaron a buscar y pasé a trabajar desde casa. No fue fácil. Al principio me ayudaba mucho mi madre, luego contraté a alguien para que me ayudase con los clientes. Ahora ya no tengo clientes de empresas y empiezo a trabajar con mamás emprendedoras. He hecho el recorrido en tres años y poco a poco me he dado cuenta que lo fundamental es tener una idea clara de lo que quieres lograr, no puedes dar un paso sin saberlo. Muchas veces las madres que quieren trabajar desde casa creen que es fácil, pero nunca lo será. Es más gratificante, pero no fácil. Planeación, organización, administración del tiempo e inteligencia emocional son base fundamental para lograr emprender un negocio desde casa. Te animo a dejar volar tu imaginación y volver a soñar. Habremos muchas que te apoyaremos».
Yolanda Castillo

«Cuando saqué a mis hijas de la escuela, se reafirmó ese poder que experimenté en el embarazo y nacimiento de mi hijo. Estoy segura de mi capacidad y de que logramos todas lo que nos proponemos con voluntad. Tengo dos niñas grandes que comprender y enseñar además de un niño pequeño que toma teta a libre demanda y le gusta jugar muy activamente. Estudio, trabajo, me divierto.
Hay que organizarse, delegar algunas responsabilidades y tratar de facilitarnos la vida nosotras mismas y que ese orgullo del ejemplo que damos a nuestros hijos, sea el mismo que nos impulse cada día a no darnos por vencidas. Comer y dormir bien. Comprenderte a ti misma sobre todas las cosas que haces y no desmoralizarte. Cada mañana me digo lo mismo: Yo puedo».
Dessiree Martinez
Familia en Tribu

«Para mí es muy importante la planificación, tener claras mis prioridades y dar un tiempo para cada cosa. Tener niños pequeños (los míos tienen 5 y 1) representa un reto, pues la mayor parte de mi tiempo es para cubrir todas sus necesidades, por lo que mi emprendimiento va más despacio de lo que me gustaría. Lo enfrento siendo constante, haciendo todos los días algo aunque sea poco, pero que ese poco me acerque al sitio en el que quiero estar. Haz una lista de todo lo que quieres hacer y luego un horario. Estoy casi segura de que te dará tiempo para todo. Si tus expectativas no son realistas, entonces debes reorganizarlas».
Mónica san Martín
Crianza de alta demanda

«Si realmente deseas llevar a cabo todas tus tareas, te organizas y tienes claras tus prioridades, es posible conjuntarlo todo. Diariamente aprovecho las horas que puedo, sigo aprendiendo y soy constante. Valora qué es lo que realmente quieres y entonces, busca las herramientas y recursos que te permitan llevarlo a cabo».
Gema Martínez
Sinfonía Natural

«El éxito radica en la organización, y en no acobardarte a pesar de los retos que representa tener hijos mayores y apoyarlos con su educación (mis hijos tienen 16 y 13), o la escasez de recursos económicos. No dejes de buscar apoyo y recursos. El que busca encuentra».
Paloma Reino
Ingresos Hoy en día