He escuchado esta pregunta muchas veces por los últimos quince años de mi vida, desde que mis papás decidieron sacarnos de la escuela a mis hermanas y a mí. Existe una preocupación generalizada de que si los niños no van a la escuela, perderán una parte muy importante de su desarrollo social. Y por otro lado, existe la fuerte creencia de que la escuela es el lugar más importante para que los niños socialicen.

Bueno, pero… ¿qué hay de la socialización?

Para contestar esa pregunta, primero me gustaría que tú te contestaras las siguientes preguntas:

1. ¿Cuánto tiempo real de la escuela se le dedica a la socialización?
2. ¿De qué maneras la escuela te proporcionó herramientas para socializar eficazmente?
3. Piensa en las personas más antisociales que conoces (según tu definición), ¿fueron a la escuela?

Te voy a platicar de algunas personas que conozco (o conocí) y algunas características de sus habilidades sociales:

1. Mi abuelo nació en la década de los veintes y tuvo una infancia muy dura. A los doce años su papá lo corrió de su casa junto con sus hermanos y cada niño se abrió paso en la vida como pudo. Cuando yo lo conocí, era el hombre más culto que he visto. Siempre detrás de su escritorio, con alteros de libros a ambos lados, estudiando, investigando, escribiendo. Tenía algunos buenos amigos con quienes le gustaba irse a tomar un café de vez en cuando, pero no disfrutaba mucho de reuniones sociales. Su mayor deleite era pasarse el día entero en su cuarto lleno de libros con olor a naftalina, estudiando y escribiendo. Mantenía correspondencia con personas en Rusia, Inglaterra, Israel, Estados Unidos. Les escribía a las editoriales de libros o revistas para informarles que había encontrado un error de ortografía o redacción en sus textos.

2. Conozco jovencitos de entre doce y quince años, hijos de amigos y parientes, que siempre han ido a la escuela pero que sólo se relacionan con su pequeño círculo social de amiguitos. En reuniones familiares, si no hay niños de su edad, se la pasan en un rincón, serios, sin platicar. Les da pena hablar con adultos y difícilmente responden a tu saludo.

3. Hace mucho tiempo conocí a un niño de unos ocho años. Tenía una carita brillante, con unos ojos enormes y una gran sonrisa. Estaba platicando en perfecto inglés con dos hombres mayores de cincuenta años, estadounidenses. La escena captó mi atención porque aquel niño hablaba con tal soltura y entusiasmo, que tenía a los hombres totalmente embelesados. Después conocí mejor a ese niño. Era hijo de una familia mexicana que educaba en casa. Tenía una relación muy estrecha con sus papás y con sus hermanos mayores y menores que él. Era cortés y solícito con cualquier persona. Amable con los adultos, cuidadoso con los pequeños, definitivamente uno de los niños más sociables que he conocido.

En el caso de mi abuelo, aunque no terminó la escuela, supo salir adelante en la vida y formar una familia. No era sociable por naturaleza, pero sí poseía las habilidades sociales que le permitían relacionarse con quienes compartían sus intereses o podían brindarle recursos para alcanzar sus metas.
En el caso de los jóvenes que sí han ido a la escuela, evidentemente su personalidad es de por sí introvertida, pero la escuela no les ha dado las herramientas básicas para saber cómo integrarse a su círculo social más cercano.
Y finalmente, en el caso del niño brillante, aunque su personalidad era de por sí abierta y extrovertida, sus padres tuvieron una fuerte influencia sobre él y le proveyeron de las herramientas necesarias para relacionarse adecuadamente con su familia primero, y después, con el resto de la sociedad.

A mí me parece como que existe una confusión en nuestro concepto de socializar. Creo que cuando hablamos de socializar, en realidad lo que queremos decir es «convivir». Convivir significa «vivir en compañía de otro u otros», mientras que socializar es «promover las condiciones sociales que favorezcan en los seres humanos el desarrollo integral de su persona», y para favorecer el desarrollo integral de una persona hace falta más que sólo convivir en un salón con otros treinta de tu misma edad.

En la escuela sí convives, pero no socializas, porque…

No obtienes las herramientas necesarias para relacionarte con otros

Al menos en mi experiencia, yo no recuerdo que en la escuela me hubieran enseñado a relacionarme adecuadamente con las demás personas. Me acuerdo que en la primaria me enseñaron algunas normas de urbanidad como ponernos de pie cuando entraba algún maestro, tirar la basura en su lugar, o asistir bien aseados. No recuerdo que me hubieran enseñado a saludar a adultos o cómo dirigirme a ellos.
Lo que sí me enseñaron muy bien fue a obedecer sin cuestionar, a guardar silencio SIEMPRE, y a pedir permiso para TODO lo que necesitaba hacer: ir al baño, entrar o salir del salón, sacarle punta al lápiz, hacer una pregunta, etc.

Nunca supe realmente cómo comportarme, porque por un lado quería tener buenas calificaciones, pero por el otro, no quería que se burlaran de mí como se burlaban de la niña que tenía el primer lugar en el cuadro de honor. A veces tenía conflictos con mis compañeros y nos peleábamos, pero nadie nos enseñaba cómo resolver nuestros problemas. Nos insultábamos, nos dejábamos de hablar. Tratábamos de no decirle a la maestra, porque no queríamos ser tachados de «chismosos», pero cuando la maestra se enteraba del asunto, la solución era levantarles un reporte a los involucrados y obligarlos a «pedirse una disculpa». Los conflictos llegaron a ser tan amargos, que saliendo de clases, en el baldío junto a la escuela se armaban las peleas. Sé de algunas compañeras que hasta la fecha siguen recordando con amargura a otras.

No aprendes a trabajar en equipo

En la escuela se habla mucho de trabajar en equipo, y a las maestras les encanta dejar tareas «en equipo», pero no proporcionan las herramientas precisas para hacer un verdadero trabajo en equipo.
Yo tuve muy malas experiencias trabajando en equipo. Era frustrante. Siempre me tocaba la mala suerte de trabajar con los flojos del salón y entonces yo hacía el papel de arriero detrás de ellos, insistiéndoles que trabajáramos. En una ocasión estaba tan frustrada que dejé de insistirles que hicieran su parte. Yo me dediqué a hacer el trabajo por mi cuenta y cuando terminé fui con la maestra y se lo entregué diciéndole que sólo yo había trabajado y mis compañeros no. A ellos yo no les dije nada, y cuando supieron que estaban reprobados mientras que yo tenía diez, perdí su amistad para siempre.

Ahora que lo pienso, me pregunto: «si el objetivo de la tarea era fomentar el trabajo en equipo, ¿por qué no nos dieron las herramientas para saber cómo organizarnos, aportar nuestras habilidades y hacer un verdadero trabajo en equipo?, ¿por qué cuando le entregué mi trabajo individual a la maestra, me lo recibió?, ¿por qué no me animó a aprender las herramientas para persuadir a mis compañeros y poder trabajar en equipo con ellos?»

No aprendes a tener una identidad propia

En un grupo de individuos de la misma edad se crea un fenómeno que se llama «presión de grupo». Esta presión consiste en que los niños (o jóvenes) necesitan competir por la aceptación de los demás, ya que su identidad depende de ello, y entonces son capaces de hacer lo que sea con tal de ser aceptados socialmente. Como cuando yo tuve un desempeño mediocre porque no quería ser rechazada como la niña del cuadro de honor, o como cuando en la secundaria, la opinión de mis amigas llegó a ser más importante que la opinión de mis papás, aun cuando implicaba que yo usara cierta marca de ropa, fumara, mintiera para encubrirlas, o me hiciera la pinta. Quería ser aceptada por ellas y no me importaba tener bajas calificaciones u obtener sanciones, con tal de conservar su amistad.

En una situación donde hay presión de grupo, las figuras de mayor experiencia, como los maestros o los padres pierden su capacidad de influencia y se convierten en el «bando enemigo».
Quiere decir, entonces, que además de depender de otros para tener una identidad, la presión es tan fuerte que pone en riesgo el marco de valores que se les ha inculcado en su hogar a los estudiantes.

No aprendes a relacionarte con todo tipo de personas

En cuanto a estar con compañeros de tu misma edad, yo no sé de dónde salió esta idea. Supongo que lo decidieron así para facilitarles el trabajo a los maestros y planear los contenidos de las clases, pero desde el punto de vista social, creo que es la idea más antinatural que existe. ¿En qué situación natural te has encontrado tú con otros treinta de tu misma edad? (obviamente, la escuela no es una situación natural), ¿entonces para qué te prepara el pasar veinte años de tu vida sólo con gente de tu misma edad?

Si esta idea en verdad propiciara la socialización, ¿no crees que en vez de parir un solo niño, deberíamos parir tres o cuatro en una sola vez? Así los niños podrían socializar mejor y le facilitarían la vida a la mamá, porque todos aprenderían lo mismo, al mismo ritmo, ¿no crees?
Por supuesto que no. En una familia hay individuos de diferentes edades: abuelos, padres, hijos jóvenes, niños y bebés, para favorecer una socialización completa, en la que los mayores ayudan a los menores y los menores aprenden y son inspirados por el ejemplo de los mayores.

No aprendes a integrarte a la sociedad real

socializaciónAl reunir individuos de la misma edad en una situación no natural, también se crea una sociedad ficticia. Recuerdo que los muchachos «populares” de la secundaria y la prepa, eran los más flojos, irresponsables y burlones. Ellos eran los reyes de la sociedad. Todos querían ganarse el favor de estas personas con tal de no ser víctimas de sus escarnios, y les ayudaban a hacer tareas o a pasarles respuestas en los exámenes. Cuando estos individuos populares salen de la escuela, se les acaban sus días de gloria y tienen que enfrentarse al mundo real, y al no haber adquirido herramientas útiles, se dedican a hacer lo que sí aprendieron bien: vivir a expensas de otros, ganar dinero haciendo transas o manipular a otros para ganarse su lealtad.

Necesitamos darles herramientas útiles a nuestros hijos para que gocen de una socialización eficaz

A mí me gusta pensar en la socialización como algo más que simplemente convivir con otros: como un proceso que favorece relaciones sinérgicas con quienes soy afín, y para que nuestros hijos gocen de esos beneficios, nosotros debemos tener una estrategia de socialización.

¿Te gustaría saber cómo puedes darles herramientas a tus hijos para que se relacionen sinérgicamente con otros?

¿Te gustaría saber más sobre cómo fortalecer a tus hijos en ésta y otras áreas?
Te invito a conocer esta herramienta.

Pulsa en la imagen:

8665949272277e16b6f71499103c3091

 

35 respuestas a “¿Y qué hay de la socialización?

  1. Me sumo al comentario de Silvia!Mira que leí muchísimo al respecto, pero este post es lo mejor, lo más sencillo, y lo más claro que he leído al respecto.Corro a enlazarlo a la parte de información de mi blog!!!!!!!Gracias Priss, sos genial.

    Me gusta

  2. Muy buena entrada. Llego a tu blog por Silvia. Está de imprimir y llevar en la maleta cada vez que alguien saca el argumento de la socialización que nos aburre hasta el cansancio. Lo digo en serio. Voy a hacerme un par de copias 😉 últimamento lo estaba resolviendo con la frase de “Eso es un mito, la socialización se da en todos los espacios de vida del ser humano”

    Me gusta

  3. Silvia, mil gracias por la mención en tu blog, qué honor! Ivett, gracias por tu comentario y por la visita!Zinnia, qué risa con tu idea, sí, deberíamos de imprimir folletos y repartirlos para ahorrarnos mucho tiempo de explicaciones, jajaja… qué bueno que te pasaste por aquí a visitar y gracias por seguirme. Un abrazo a todas desde Guadalajara!!

    Me gusta

  4. Priss, una síntesis excelente. Justo hoy tenia esa platica con mi comadre, acérrima defensora de la escolarización. También me lo llevo para mi blog, con tu permiso.Me hiciste recordar mis épocas de escolar y a varios personajes que andan por la vida 🙂

    Me gusta

  5. Priss, pues como todas dijeron, excelente, y como dicen aquí en México:”Mas claro, ni el agua”.Felicitaciones amiguita, eres estupenda comunicadora!!!¿En qué escuela estuviste? ja,ja,ja. Esa es broma. Un beso.

    Me gusta

  6. jajajaja, me hiciste reír amiguita… pues fíjate que sí tuve buenos maestros de redacción y lengua española, pero las lecciones más valiosas las he aprendido últimamente en algunos blogs, y en un libro muy bueno que mi marido me indujo a leer sobre cómo elaborar discursos. Cada artículo se vuelve un reto, sobre todo cuando lees cosas tan buenas por allí y te desafías a ti misma a hacer las cosas cada vez mejor. Te quiero!

    Me gusta

  7. Me encanta la claridad con la que expresas las ideas! Está muy padre el nuevo blog. Y ciertamente en las escuelas en lugar de socializar se enseña a segregar, los separan por edades, los listos y los burros, los bonitos y los feos, los ricos y los pobres, los del a y los del b, etc, etc. El otro día en el parque mientras jugábamos unos niños no dejaban de mirarnos y cuando mi hijo mayor los invitó a jugar dijeron que no. Al poco rato uno se acercó para pedir prestada una de las pelotas que llevábamos y se pusieron a jugar entre ellos, que sociables ¿no?

    Me gusta

  8. Sí Ady, igual me ha pasado a mí en el parque, con niños escolarizados y “muy sociables”. Y tienes mucha razón en que la escuela es un agente de segregación más que de socialización, especialmente de las familias, que es lo que más deberíamos fortalecer. Qué gusto verte por acá, ojalá te quedes! Te mando un abrazo fuerte!!

    Me gusta

  9. Soy Universitario y me agrado mucho leer este articulo; Yo soy una persona con pocas habilidades para socializar, incluso a veces me llaman grosera por que no suelo saludar a la gente, sin embargo no es por que no les desee un buen dia o me lleve mal con esas personas, simplemente no me es agradable saludar a la gente que casi no conosco. Al momento de leer tu articulo fue un woow con el que comprendi muchas cosas, y definitivamente tienes razon, la escuela no es un lugar que genere el ambiente en el cual puedas aprender a socializar, por que no existen parametros que integren todas esas habilidades en situaciones reales.He leido mas de tus articulos y de verdad estoy sorprendida en lo que he aprendido en poco tiempo, muchas gracias por compartir estos maravillosos escritos.

    Me gusta

  10. Hola Karina, qué gusto conocerte por aquí! y qué padre que vienes a Guadalajara, porque podremos conocernos en persona! Oye, te acabo de enviar un correo, pero se me regresó. Vi que confirmaste su inscripción, pero no sé por qué me lo regresa. Escríbeme directamente a: priss.gonzalez@gmail.com y entonces te respondo desde allí. Un abrazo!

    Me gusta

  11. Pues si!!! has de cuenta que platicaste las experiencias de mi vida y las de mis hijos, y te podría platicar muchas malas experiencias que tuvieron ellos en las escuelas… pero nunca lo supe… y si lo hubiera sabido, a lo mejor no por mi marido no lo hubiera podido hacer, pero bueno las cosas ya están así, y me alegro por estas nuevas generaciones y que muchos lo logren hacer..Paty Cazares Carrillo.

    Me gusta

  12. Priss me encantó tu entrada! es como si me leyera a mí misma, estoy super de acuerdo con tu punto de vista!! Yo soy de Guadalajara aunque vivo en Puerto Rico , pero voy a estar en GDL poco mas de 1 mes y quisiera saber si puedo reunirme contigo en alguna ocasión o si me puedes orientar mas al respecto. He leido bastante sobre la educación en casa, y justo hoy saque a la nena del colegio ( no lo soportaba mas ) , entonces quisiera tener mas contacto con personas con ideas similares a las mias , ademas que tengo mucho interés en aprender más sobre este tema. Te dejo mi correo por si puedes/ deseas ddarme una ayudadita.panut_claudia@hotmail.comMil gracias! Claudia Cortes

    Me gusta

  13. A mi también me ha gustado mucho todo lo expuesto y la claridad con que lo redactas. Tenía intención de escribir en mi blog sobre la socialización y cuando lo haga pordré un enlace para que lean esto.Gracias.Petonetes.

    Me gusta

  14. Yo también soy nueva en esto!. Estamos emocionados y ya queremos empezar el homeschooling. Tenemos tres hijos. La mayor de 8 años, superdotada y otros dos pequeños de casi 3 y 4 años al parecer superdotados también. Ya te puedes dar una idea del por que de nuestra decisión. Estoy sorprendida al leer tu blog! y maravillada!. Al fin ya se que contestarle a toda la gente que me acosa diciéndome que no se en la que me estoy metiendo, que pobres mis hijos, que no van a “socializar” lo suficiente y que se van a hacer niños “raros”.. pero tu definición es clarísima, Es exactamente lo que yo había pensado, pero no pudiste expresarlo mejor. Te dejo mi correo por si fuera posible estar en contacto: reborn_girl@hotmail.com

    Me gusta

  15. jeje es maravilloso la forma en que explicas y derrotas la lógica del “Si lo saco de la escuela no podrá socializar!”Me interesa mucho este blog, pero no tengo hijos. Se me ocurrió la idea de que cuando los tenga (porque de verdad quiero tener hijos) podría investigar sobre el tema y estar más preparada para esa situación en mi vida y en la de ellos.Saludos!!

    Me gusta

  16. Muchas personas se encuentran de repente en medio de un matrimonio y con hijos. Se dedican a vivir el día a día de la misma forma como vieron que sus padres lo hicieron o como ven que todos a su alrededor lo hacen, sin tener gran idea de hacia dónde van y cómo llegarán hasta allí. Tener una visión aun antes de estar casado o con hijos es lo mejor que puedes hacer, Janeth. Te animo a que sigas investigando e informándote y que todas las decisiones que tomes en tu vida estén encaminadas a llevarte hasta el preciso lugar que hayas visualizado desde hoy.

    Me gusta

  17. Que maravilloso articulo!!!! Como llegamos a distorcionar las palabras, me pasa muchisimo que personas allegadas a mi, me recomiendan que mi hijo vaya a la guarderia para que “socialice” o peor aun que vaya para que apreda a defenderse… gracias por el articulo muy oportuno!!!

    Me gusta

  18. Mis hijos son educados en casa, en respecto a la socializacion, mis hijos no estan encerrados en cuatro paredes hasta el timbre, mis hijos se socializan con personas mas mayores que ellos y de su misma edad cuando salen al mall, al parque o con los vecinos. Mis hijos se socializan con las personas que yo quiero. Mis hijos no estas expuestos al bullying, mis hijos no se exponen a las cafrerias de los demas. Mis hijos se socializan mas que cualquier estudiante de la escuela publica o privada. El que me pregunte le digo, cuantas veces los tuyos salieron de la escuela esta semana para socializarse en Yankee Stadium? caso cerrado.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s